El Purgatorio

C.S. Lewis, el gran escritor anglicano que escribió Narnia: The Lion, the Witch, and the Wardrobe dice:

Por supuesto que oro por los muertos. A nuestra edad, la mayoría de los que amamos están muertos. ¿Qué clase de relación con Dios podría tener si no pudiera nombrarle a quienes más amo? Creo en el purgatorio. Nuestras almas necesitan un purgatorio ¿O no es así? Mi imagen favorita en este tema es la de la silla del dentista. Espero que cuando el diente de la vida me sea quitado una voz me diga: "Lávate la boca con esto" y eso será el purgatorio. (Letters to Malcolm: Chiefly on Prayer, 107-109)

Introducción

Católics and Evangélicos están de acuerdo en que el Señor es perfectamente franco cuando habla de lo que pasa después de la muerte. La mayoría de los evangélicos dicen que los cristianos van directamente al cielo para estar con el Señor, algunos (los llamados "tradicionalistas") dicen que van a un "cielo temporario" hasta su segunda venida. Los adventistas del séptimo día como algunos otros grupos dicen que "el alma duerme" (condicionalistas) en una especie de estado de suspensión hasta el día del Juicio Final. Ambos católicos y evangélicos, creemos que todos (cristianos o no) compareceremos ante Cristo Rey en el Día del Juicio

"Porque todos debemos comparecer ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba, de acuerdo con sus obras, buenas o malas, lo que mereció durante su vida mortal" (2 Cor 5:10)

Quienes más me sorprenden son algunos teólogos evangélicos que generalmente dice no saber lo que pasa o que proponen la existencia de un "cielo temporario" donde la gente espera el juicio final.

Los teólogos católicos están de acuerdo en la dificultad que presenta intentar comprender la vida después de la muerte. Las Escrituras no son claras en esto. Los católicos como la mayoría de los evangélicos que existe un lugar temporario en que se completa la preparación del alma para entrar al cielo. Los católicos aseguran este discernimiento fundamentándose en la Escritura pero también en la tradición que heredamos de los primeros cristianos. A este "lugar" donde muchos cristianos van se le ha llamado "Purgatorio"

Muchos evangélicos tienen dificultad en aceptar que la Justicia de Dios también opera en el cielo. El 3 de febrero de 2005, el Instituto Moody, una de las más renombradas universidades bíblicas evangélicas en USA emitió un programa de radio que de alcance nacional diciendo que en alguna manera que este concepto [el católico] era posible:

...no todas las moradas en el cielo tienen el mismo tamaño...dependen de como la persona haya vivido su fe....
(The Moody Institute)

Aquí vemos como esta prestigiosa universidad evangélica, que emite sus programas a través de cientos de estaciones cristianas de radio se ha acercado bastante a la teología católica.

"The Purpose Driven Life" es uno de los libros cristianos más populares entre los círculos evangélicos. Dice:

Un día tú estarás frente a Dios y Él auditará tu vida, un examen final antes de que entres a la eternidad...Él te hará dos preguntas cruciales...Primero: ¿Qué hiciste con mi Hijo, Jesucristo?...segundo ¿Qué hiciste con lo que te he dado?...la segunda pregunta determinará lo que harás en la eternidad" (The Purpose Driven Life by Rick Warren , pg. 34)

Al final de la vida en la tierra serás evaluado y recompensado acorde a cómo de bien usaste lo que Dios te ha confiado. Esto significa que todo lo que haces tiene consecuencias eternas...recibirás una promoción y te será dada mayor responsabilidad en la eternidad..."(The Purpose Driven Life, pg. 45)

Si seremos recompensados y tratados diferencialmente en el cielo según lo que hicimos en esta vida, pienso que el pastor Rick está diciendo que quienes no recibieran esas recompensas estarán de hecho siendo "castigados" por no haber hecho en la tierra las cosas que en el cielo le merecerían tales recompensas. El pastor Rick deja claro que los fieles que no dan lo mejor de sí van al cielo pero su recompensa no es "total" no es la misma que aquellos que sí lo dieron todo. Y esto no está tan lejos del concepto católico de Purgatorio.

top

¿Qué es el Purgatorio?

Los católicos creen que el purgatorio es un paso antes del cielo en que los creyentes se preparan y son "puestos a punto" para entrar en el Banquete de las Bodas del Señor en el cielo. No todos los creyentes pasan por el purgatorio, algunos van directo al cielo sin embargo quienes pasan por el purgatorio es porque pasarán con seguridad al cielo, también son parte de "los elegidos".

De acuerdo al Catecismo de la Iglesia Católica:

"Todo el que muere en la gracia y la amistad de Dios pero imperfectamente purificados, aunque están seguros de su eterna salvación, sufren después de la muerte una purificación final, a fin de obtener la santidad necesaria para entrar en la alegría del cielo" (Catecismo de la Iglesia Católica #1030)

El catolicismo cree que el purgatorio es un "lugar" para purificar los efectos de los pecados "veniales". Esta definición es exactamente la misma que muchos evangélicos tienen bajo el nombre "Purificación final". Y aún para aquellos evangélicos que no están de acuerdo con el concepto de purificación final les puedo decir que el purgatorio acorde al catolicismo sería donde el "reincidente" se limpia antes de entrar al Banquete de Bodas del Señor ya que nada que no esté perfectamente limpio y puro, con el traje de bodas, puede entrar en la presencia de Dios en el cielo (Mt. 22,8-14 / Ap.21,27). De hecho que es Jesús quien limpia y purifica, Él es un Dios misericordioso pero al mismo tiempo es justo.

La gente que obstinadamente se niega a aceptar a Jesús como Señor y Salvador y que se niega a seguir sus enseñanzas y vivir como Él nos ha mostrado no siembran con El sino que desparraman y para ellos no es el purgatorio sino el infierno.

Tanto católicos como evangélicos que el cielo es justicia y misericodia. Sin embargo el concepto católico de purgatorio, además de estar en linea con el pensamiento de la Iglesia del primer siglo de cristianismo es, en cierto sentido, más compasivo que la idea de Rick Warren o del Instituto Moody de la recompensa proporcional ya que de acuerdo a ellos en el cielo la recompensa no será la misma para unos y otros y, de este modo, el cielo se transformaría en cierto modo no en un regocijo igual para todos sino que para algunos tendría una sombrita de castigo eterno encubierto. En el concepto católico, el purgatorio es temporal no es un castigo permanente y el cielo no es un lugar de castigo ni de recompensas proporcionales, es igual para todos los que lo han alcanzado y es eterno.

Tanto católicos como evangélicos creemos que hay gente que va directo al cielo, eso estaría muy cool. ¡Oremos unos por otros para que estemos entre esos que van directo al cielo!

El siguiente es un esquema simple de la creencia sobre el purgatorio:

drawing of relationship of Purgatory to Heaven as described in main text 

El concepto de purgatorio tiene que ver también con esto de fe y obras. Por ejemplo: alguien ha entregado su vida a Cristo pero es muy perezoso en llevar su mensaje a los demás. La Escritura dice: "Ay de mi si no predico" (I Cor. 9.16). Cuando Pablo dice esto indica que aunque él haya hecho una opción personal por Cristo por la cual será salvo debe ir más allá actuando y si no actúa aunque fuera salvado necesitaría rendir cuentas por esa falta de actos antes de entrar al cielo y eso es el purgatorio. El concepto de purgatorio también permite entender por qué algunos no cristianos pueden ser salvos por la misericordia de Jesús aunque nunca hayan oído hablar de Él, siempre que hayan buscado la Verdad o buscado a Dios aunque ignorancia sin falta de su parte y obrado el bien y de buena fe. En el purgatorio ellos encontrarán a Jesús y podrán prepararse para entrar al cielo si es voluntad de Dios.

 

"Castigo Temporal"

John Pacheco at www.Catholic-legate.org nos explica en breve con el ejemplo de la Copa llena de agua:
Copa Vacía: El alma que antes del bautismo carece de la Gracia santificante
Agua: Gracia Santificante
El Agua se carga en la Copa: Cuando la Gracia santificante se infunde en el alma en el acto del Bautismo
Cuando se comete un pecado venial
: El agua de la copa se ensucia
Cuando se comete un pecado mortal: Se tira el agua de la copa y vuelve a quedar vacía
Arrepentimiento verdadero vía sacramento de la Reconciliación: Se vuelve a cargar agua pura en la copa
Purgatorio: El agua que ha quedado sucia en la copa en el momento de la muerte pasa por un filtro purificador, ese es el "castigo temporal" del purgatorio
En la vida: Dejemos que el Agua Viva, la Gracia santificante de Jesús permanezca en la copa, si no hay agua en la copa no hay salvación.

Aquí hay una discusión sobre ¿Dios Castiga?

Recientemente leí esto en un web site del Lutheran Church Missouri Synod (Sínodo de la Iglesia Luterana en Missouri-USA)

"Es también cierto que aún cuando el pecado es perdonado, debemos vivir con consecuencias de nuestros pecado, por ejemplo un ladrón debe cumplir su sentencia en prisión aún cuando haya sido perdonado de este pecado."

Si bien estos teólogos no sostienen el concepto católico de purgatorio podemos ver aquí un caso de lo que los católicos llaman "castigo temporal por el pecado" presente también en sus creencias. Hay un castigo, provocado por haber cometido un pecado y es temporal porque no es eterno, está limitado en el tiempo.

Sin embargo algunos grupos evangélicos dicen que porque Cristo pagó el precio de nuestros pecados en la Cruz, todo castigo ha sido eliminado y por Jesús hemos sido ya completamente lavados. Los católicos están de acuerdo en que Él pagó el precio del pecado, es decir nos dio la oportunidad de liberarnos de la condenación eterna si lo aceptamos; pero que de cualquier manera, todavía nos quedan algunas buenas razones para creer en la existencia de un castigo temporal y al mismo tiempo misericordioso.

top

Orar por las almas de los difuntos

Los católicos sienten que, en el plan de Dios, la Iglesia existe por una razón: asegurar oportunidades para que todas las almas lleguen al cielo; que la misión de la Iglesia (o al menos una parte muy importante de ella) es cuidar de todos los cristianos y apoyarlos hasta el momento en que entren al cielo. Los católicos creen que las almas en el purgatorio están en proceso de entrar al cielo pero todavía no han llegado y esa es la razón por la que se ora por ellos.

Es trágico para mi pensar que muchas almas en el purgatorio no tienen a nadie que ore por ellos. Gracias Dios por las pequeñas y viejas monjitas de los conventos y por los monjes que en los monasterios oran con todo el corazón por esas almas a quienes nunca han conocido (y que pueden haber sido parientes o amigos nuestros). Tengo esperanza en que alguien también un día ore por mi para que pueda entrar al cielo.

"Nuestra oración por ellos puede, no solamente ayudarles, sino también hacer eficaz su intercesión en nuestro favor" (Catecismo de la Iglesia Católica #958)

Un católico me escribió diciendo: "nosotros recibimos beneficio de sus oraciones porque están ya muy cerca de Jesús y viviendo ya en su Divina Voluntad".

Algunos evangélicos dicen que no es bíblico orar por los muertos, los católicos creen que sí y que esto viene incluso de antes de Cristo. Hasta el año 1545 virtualmente todos los cristianos consideraban a los libros Deuterocanónicos (o como algunos evangélicos les llaman: "Apocrypha") inspirados por Dios y parte de la Escritura. Más sobre los Deuterocanónicos aquí Los libros de los Macabeos que citamos a continuación están entre ellos, sin embargo San Pablo también toma este tema con el mismo enfoque y ese sí es considerado inspirado por los evangélicos.

2 Mac 12,44-46
Antiguo Testamento - Deuterocanónicos
1 Cor 15,28
Nuevo Testamento
porque si no hubiera esperado que los caídos en la batalla iban a resucitar, habría sido inutil y superfluo orar por los difuntos. Además él tenía presente la magnífica recompensa que está reservada a los que mueren piadosamente, y este es un pensamiento santo y piadoso. Por eso mandó ofrecer un sacrificio de expiación por los muertos, para que fueran librados de sus pecados. Si no fuera así ¿De qué sirve bautizarse por los que han muerto? Si los muertos no resucitan ¿Qué sentido tiene bautizarse por ellos?


Este pasaje revela que incluso los judíos oraban ya entonces (200 años antes de Cristo) por los muertos.Y que los primeros cristianos oraban por la salvación de sus muertos.

Recientemente he leído una entrevista a Gracia Burnham, una misionera evangélica que fuera secuetrada por terroristas islámicos durante un año junto a su esposo, también misionero. Él fue finalmente asesinado. Aquí hay algunos extractos de esa entrevista:

Phil Calloway (editor del Servant Magazinel) dijo: "Él (su esposo) parece haber sido un tipo excepcional. ¿Estará creando problemas ahora en el cielo? (Risas)

Gracia contestó :

Le decía a mis hijos: me imagino a su papá tirando de las mangas a Dios y diciéndole: Gracia está allá, necesita un auto, necesita tal o cual cosa y entonces les decía a mis niños porqué Dios todopoderos que nos conoce, nos ama y murió por nosotros necesitaría que un ser humano le hable de nuestras necesidades y mi pensamiento cambió inmediatamente y veía a Dios tirando de las mangas de la camisa de Martin diciéndole: "Eyh Martin, mira lo que estoy haciendo por Gracia y su familia". (Mission Fields Magazine spring 2004, pg 3)

No parece que ni el entrevistador ni Gracia pensaban que Martin estuviera en una especie de coma hasta el juicio final. Aquí tenemos un ejemplo perfecto de como el punto de vista católico sobre la vida después de la muerte es abrazado por los evangélicos que han perdido un ser querido, y de hecho son muchos quienes piensan así.

top

¿Es el Purgatorio un invento medieval?

Recibií un e-mail diciendo que

"el purgatorio fue inventado por el hombre para sacar dinero a la gente y así levantar las catedrales que hoy están mayormente vacías"

Sin embargo los católicos ya creían en el purgatorio mucho antes de Constantino y de la construcción de catedrales. (La sección Indulgencias habla de este caso histórico de la recaudación de fondos)

El purgatorio es una creencia de cristianos tan antiguos como Tertuliano, Clemente de Alejandría, Orígenes, Cipriano, Jerónimo, Ambrosio, Agustín (esto es entre 200 y 500 DC). Oraciones por los difuntos han sido halladas inscriptas sobre las tumbas de los primeros cristianos que están enterrados en las catacumbas. ¿Para qué necesitarían algo así si el cristianismo primitivo creyese que iban directo al cielo? No hay evidencia en ningún escrito de la Iglesia Primitiva que hubiera tan solo un problema con esta creencia, era ampliamente conocida y aceptada. El purgatorio NO se inventó en el Concilio de Trento, simplemente se lo desarrolló como tema ya que por primera vez en la historia de la Iglesia en ese momento estaba siendo puesto en cuestión. Recientemente estuve en Roma y visité las catacumbas aquí hay una foto que yo mismo he tomado:

 

intercessor

Foto: Inscripció latina en la tumba de Precilla que dice:
"Les ruego hermanos que oren siempre que vengan aquí invocando al Padre y al Hijo
en todas sus oraciones para que ellos salven a Agape (la persona difunta) para siempre"

Muchos evangélicos oran por sus queridos difuntos, incluso cuando se supone que, de acuerdo a las creencias de su denominación, no debieran hacerlo, y esto pasa especialmente en los funerales. Es un deseo e instinto natural y no creo que haya problema con eso. Incluso los judíos ortodoxos rezan por las almas de sus difuntos familiares y amigos. Obviamente el cristianismo oriental u ortodoxo también lo hace exactamente igual como el catolicismo occidental porque la noción de purgatorio es muy anterior a la edad media, proviene de los primeros cristianos. Los líderes del cristianismo primitivo son a quienes llamamos los "Padres de la Iglesia". Aquí te presentamos citas de los "Padres" y el Purgatorio

top

El Purgatorio y la oración por los difuntos en las Escrituras

La palabra "Purgatorio" no está expresamente como tal en la Biblia y esto es lo que ha suscitado un puñado de argumentos en contra de él.

"Trinidad" tampoco está en la Biblia y sin embargo este concepto es aceptado por la totalidad del Cristianismo Evangélico. "Biblia" como tal tampoco aparece en la Escritura. Algunos Evangélicos dicen: "todo lo que verdadero está en la Biblia"; los católicos en cambio dicen que "todo lo que está en la Biblia es verdadero". Aunque las frases se parecen a primera vista, la diferencia existe.

Los evangélicos, desde su punto de vista, podrán decir por lógica que "si está en la Biblia es verdadero y sino está en la Biblia no es verdadero". Sin embargo los primeros cristianos no tenían una Biblia, hasta los Evangelios apenas se escribieron entre el año 60 y 90 DC y sin embargo estos primeros cristianos, que caminaron con Jesús y los apóstoles sabían lo que era verdadero y lo que no. La Biblia como tal fue definida recién en los Concilios de Hipona y Cartago entre 380-397DC. Los católicos, en cambio, han respetado esta tradición heredada de los primeros 4 siglos en que no existía la Biblia como tal por lo que creen que hay verdades espirituales que están en la Biblia, todo lo que hay en la Biblia es cierto pero que también hay verdades espirituales que no están literal o expresamente puestas en la Biblia aunque pueden claramente ser inferidas a partir de ella. Y creen también que Jesús dio la autoridad a su Iglesia para articular estas verdades y que esto se hace lenta y paulatinamente a través del tiempo como en un "peregrinar de fe". Ambas posiciones coinciden en que ninguna verdad espiritual (que se considera verdadera) puede entrar en conflicto o contradicción con la Biblia.

Algunos evangélicos utilizan Deut 18,10-12 en contra del concepto de purgatorio y de la oración por los difuntos. Los católicos entienden que Deut 18,10-12 no hace referencia al purgatorio y está de acuerdo con la cita en que no hay que recurrir al espiritismo. Los católicos oran por los difuntos no a ellos.Y también es así entre los que vivimos aquí en la tierra yo oro por ti pero no oro a ti.

Para los católicos hay evidencia suficiente en la Biblia para creer en la existencia del purgatorio y en la oración por los difuntos aunque la palabra no esté expresamente escrita. Para un evangélico si hay una instancia de principio espiritual que fundamente una verdad que esté en la Biblia esta verdad se considera verdadera porque la Biblia es la Verdad. Como puedes ver el principio por el que ambas lógicas se rigen es similar.

Aquí hay algunos pasajes:

Pablo ora por Onesíforo después de su muerte: "Que Dios, en aquel Día, le permita alcanzar misericordia delante del Señor" (II Tim.1,16-18) ¡Pablo oró por un difunto! Aún cuando este difunto era un probado cristiano. Si él lo hizo es porque ya estaba presente esta idea de purificación final considerando que Onesíforo había aceptado a Cristo como su Señor y Salvador. Orar por los difuntos no debe estar tan mal, no?

"Y entonces [Jesús resucitado] fue a hacer su anuncio a los espíritus que estaban prisioneros" (I Pe. 3,19) Evidentemente estos muertos no estaban en el cielo pero tampoco en el infierno porque Jesús no hubiera ido allí a buscarlos para llevárselos con Él al cielo, esa "prisión" es una evidencia del concepto de purgatorio.

"Nada impuro podrá entrar en ella" [la Nueva Jerusalén] (Ap. 21,27) Es cierto que al aceptar a Jesús como Señor y Salvador somos lavados por su sangre pero...te consideras lo suficientemente puro como para entrar de lleno a la Nueva Jerusalen si te tocara hoy partir, yo no.¡Grande es el Señor que se ocupa de todos los detalles!

Jesús tanto en la parábola del deudor (Mt.18,23-35) como en Mt. 5,25-26 habla de una "carcel" a la que el deudor es arrojado hasta que pague su deuda con el rey o cumpla su justa condena. Para los católicos esta es una evidencia más del purgatorio; un lugar en que el alma permanece hasta que su deuda con el Rey o el Juez (Cristo) al que sirve habitualmente queda saldada.

Tal vez la evidencia más directa sobre el purgatorio la da Pablo:

"El fundamento ya está puesto y nadie puede poner otro, porque el fundamento es Jesucristo. Sobre él se puede edificar con oro, plata, piedras preciosas, madera, pasto o paja: la obra de cada uno aparecerá tal como es porque el día del juicio, que se revelará por medio del fuego, la pondrá de manifiesto; y el fuego probará la calidad de la obra de cada uno. Si la obra construida sobre el fundamento resiste la prueba, el que la hizo recibirá la recompensa; si la obra es consumida, se perderá; sin embargo su autor se salvará como quien se salva del fuego". (ICor 3,11-15)

Este juicio revelado por el fuego es el juicio particular por el que cada uno pasa en el momento de su muerte. El gran día del juicio final no es ni más ni menos que la confirmación del anterior (puedes ver el artículo: "Dos juicios" en este mismo sitio. Si Pablo habla de que el fundamento está puesto de hecho se está refiriendo a cristianos, a aquellos que en Cristo serán salvos. Este fuego que purifica las obras es otra forma de hablar del purgatorio: un periodo de purificación por el que pasa el alma después de su muerte, si la obra merece recompensa inmediata ahí la recibe y si no este periodo se extiende hasta consumir la paja, la madera y el pasto para que el alma quede purificada y lista para entrar al cielo. Este periodo de purificación no es en la tierra porque la persona ya está muerta, no puede ser el infierno porque ese es el lugar destinado a los condenados y en cambio esta persona será ciertamente salvada, tampoco puede ser el cielo porque el fuego es purificación y quien está en el cielo ya está purificado, necesariamente entonces debe darse en otro "sitio" temporario destinado a los que son salvos pero necesitan completar su perfeccionamiento, su purificación y esto es el purgatorio.

Hay evidencia también para el purgatorio y la oración por los difuntos tambien en algunos de los libros del AT y especialmente en los Deuterocanónicos que fueron desconocidos por la Reforma en la mitad del siglo XVI. (Si quieres saber más los Deuterocanónicos entra aquí ) Quienes aceptamos la validez de estos libros, tal como lo hizo el catolicismo desde sus orígenes y, formalmente desde el año 393DC, dificilmente podemos argumentar en contra del purgatorio y la oración por los difuntos.

  • Miq. 7,8-9.
  • Mal. 3,2-3.
  • IIMac. 12,39-46.
  • Eclo. 38,16-17

top

Juan Pablo II sobre el Purgatorio y la Oración por los Difuntos

¡Las catequesis de Juan Pablo II y de Benedicto XVI son unos bellísimos estudios bíblicos de las que todos podemos sacar provecho!
Para aclarar un poquito más el tema del purgatorio te presentamos aquí extractos de la catequesis de Juan Pablo II : "El Purgatorio, purificación necesaria para el encuentro con Dios", dada en la audiencia pública del 5 de julio de 1999. [Agradecemos a Catholic Net: http://es.catholic.net/ , fuente de este material]

El purgatorio: purificación necesaria para el encuentro con Dios .
(Puedes ver este documento completo en: http://es.catholic.net/conocetufe/424/904/articulo.php?id=6696 )

Para cuantos se encuentran en la condición de apertura a Dios, pero de un modo imperfecto, el camino hacia la bienaventuranza plena requiere una purificación, que la fe de la Iglesia ilustra mediante la doctrina del «purgatorio»

La exigencia de integridad se impone evidentemente después de la muerte, para entrar en la comunión perfecta y definitiva con Dios. Quien no tiene esta integridad debe pasar por la purificación. Un texto de san Pablo lo sugiere.

Hay que eliminar todo vestigio de apego al mal y corregir toda imperfección del alma. La purificación debe ser completa, y precisamente esto es lo que enseña la doctrina de la Iglesia sobre el purgatorio. Este término no indica un lugar, sino una condición de vida. Quienes después de la muerte viven en un estado de purificación ya están en el amor de Cristo, que los libera de los residuos de la imperfección

Hay que precisar que el estado de purificación no es una prolongación de la situación terrena, como si después de la muerte se diera una ulterior posibilidad de cambiar el propio destino. La enseñanza de la Iglesia a este propósito es inequívoca, y ha sido reafirmada por el concilio Vaticano II, que enseña: «Como no sabemos ni el día ni la hora, es necesario, según el consejo del Señor, estar continuamente en vela. Así, terminada la única carrera que es nuestra vida en la tierra (cf. Hb 9, 27), mereceremos entrar con él en la boda y ser contados entre los santos y no nos mandarán ir, como siervos malos y perezosos al fuego eterno, a las tinieblas exteriores, donde ixhabrá llanto y rechinar de dientesle (Mt 22, 13 y 25, 30)».

Así como en la vida terrena los creyentes están unidos entre sí en el único Cuerpo místico, así también después de la muerte los que viven en estado de purificación experimentan la misma solidaridad eclesial que actúa en la oración, en los sufragios y en la caridad de los demás hermanos en la fe.

Al final de mi vida terrena tendré que comparecer delante de Dios. Si he hecho una auténtica opción por Jesús, si me he entregado sincera y enteramente a Él de seguro no voy a ir al infierno. Iré directamente al cielo o me tocará hacer una pequeña parada en el Purgatorio para que mis vestidos estén totalmente limpios al entrar en el banquete nupcial. Creo que Jesús tendrá en cuenta mi fe y mis intenciones cuando me pregunte sobre qué hice con los dones que me dio, cómo he respondido a su llamado y si hice lo posible por perfeccionarme. Mi esperanza es entrar directamente al cielo sin embargo sé que si en aquel momento por alguna razón no pudiera pasar el examen, Jesús me mandaría un tiempo al purgatorio antes de compartir su gloria.¡Pobres de nosotros si no tuviéramos una oportunidad para purificarnos completamente!
Puedes ver más también la página de Las "Indulgencias"