¿Está Jesús Presente en la Eucaristía ("El Pan")?

Hay quienes dicen que la Eucaristía es una adaptación del "dios sol", para aclarar este tema por favor lee esto

Los católicos piensan que tienen el llamado del altar más especial, importante y poderoso de todos: la Santa Comunió. Hablar de levantarse y acercarse al Señor para los católicos es todavía más real y profundo. Los católicos creen que de hecho se encuentran y unen con Él en la carne cuando se acercan a comulgar. Yo mismo he experimentado hermosas y asombrosas experiencias luego de comulgar, como si pudiera sentir al Señor recorriendo mis venas.

No siempre ha sido así. Honestamente, me llevó 8 años de vivir como católicos antes de "comprenderlo". Antes pensaba que la "Presencia Real de Jesús en el Pan era la cosa más ridícula que había escuchado. ¿Qué cambió mi modo de pensar? Simplemente oré por esto. La "comprensión" fue el resultado de la oración. Simplemente le pedí a Jesús que me revelara la verdad. Le pedí: "Señor, por favor muéstrame la verdad sobre la Eucaristía. Si estás presente en ella, hazme reconocer tu presencia" y ¡Él lo hizo, alabado sea Dios!

Martin Lutero, el fundador de la reforma protestante creía en la presencia real de Jesús en la Eucaristía. En 1529, el puso sobre la mesa el tema de la transustanciación en la famosa conferencia de Marburg junto a Zwingli y a otros teólogos suizos. Lutero mantenía su visión de que Cristo estaba presente en el pan y el vino de la Eucaristía.

Belén significa "Casa del Pan"

Jesus nació en Belén. Este antiguo nombre hebreo "bêth lehem" significa: "Casa del Pan". Es muy interesante que Jesús haya nacido en una ciudad que se llame "Casa del Pan" y que María lo haya recostado al nacer en un pesebre; que es justamente la parte del establo en que los animales comen. Jesús dijo: "Yo soy el Pan de Vida, si no comen la carne del Hijo del Hombre no habrá vida en ustedes"(Jn 6)

¿Qué pasa si la Eucaristía cayera al suelo y se la comiera un ratón?

Haciendo un chiste, tratando de ridiculizar la Eucaristía, un amigo evangélico me dijo: "si realmente es el cuerpo de Cristo ¿qué pasa si se cae un poco al piso y pasa un ratón y se lo come?"

En mi mente apareció la imagen de Cristo en la Cruz. Su sangre y pedacitos de su piel, cabellos y hasta músculos cayendo al suelo donde efectivamente las ratas podrían comerla. De hecho parte del sufrimiento y la humillación de la crucifixión era el hecho de que, como habitualmente los crucificados podían agonizar en la cruz un par de días antes de morir y el lugar de la crucifixión, el Monte Calvario, estaba literalmente en un basural de las afueras de la ciudad todas las alimañas podían venir en la noche a comerles lo que pudieran de su cuerpo incluso cuando estaban todavía vivos. Y en ese contexto es probable que, si bien a Cristo lo bajaron en el mismo día de la cruz, algún ratón u otro animal pudiera llegar en la noche y comerse los pedacitos de su Cuerpo y las gotas de su Sangre que seguramente tuvieron que haber quedado en el suelo¡Qué tragedia! Espero que nunca se desperdicie una sola miga de su Cuerpo, ni una sola gotita de su preciosa Sangre. En la película de "La Pasión", María levantaba con un paño la Sangre de Jesús. Su Cuerpo y Sangre son demasiado preciosas.

Pero todavía queda algo más para responder a este chiste del pedacito de Eucaristía cayendo al suelo. Considera que el Cuerpo de Jesús es la Palabra de Dios hecha carne (Jn.1) En lugares como Cafarnaún las palabras de Jesús caían con frecuencia en oídos sordos y corazones duros. Era una tragedia pero no hacía a sus palabras menos reales. Muchas veces la Eucaristía es desperdiciada en devotos católicos con corazones duros pero esto no hace al milagro menos real. En 1 Sam. 3,19 leemos: "Mientras Samuel crecía el Señor estaba con él y no dejaba que ninguna de sus palabras cayeran por el suelo". Ruego al Señor que la Palabra de Dios hecha carne en la Eucaristía nunca caiga al suelo.

¿No es muy dificil de entender?

La Iglesia Católica considera que la presencia real de Jesús en la Eucaristía es un misterio. La Iglesia no tiene problema alguno con que sea un "misterio". Los seres humanos tenemos un cerebro de solamente 3.5 libras. No podemos entenderlo todo ni tampoco Dios espera que lo entendamos. Para quienes dicen que: "es imposible que Jesús cambie la sustancia del pan en su cuerpo" hay una respuesta "¿Podría hacerlo Él si lo quisiera?, los católicos piensan que sí, sencillamente porque Él puede hacer todo lo que quiere. Ciertamente no tuvo problemas para cambiar el agua en vino. Los católicos piensan que Él quiso hacerlo, lo prometió, lo predijo y lo cumplió: "Tomen esto es mi cuerpo" (Mt.26,26. Mc. 14,22. Lc.22,19). Después de hablar del maná, del pan que cayó del cielo dijo: "Yo soy el Pan de Vida" (Jn.6,35) "Porque el pan que les daré...es mi carne..." (Jn.6,51) Muchos de sus seguidores tuvieron problemas con estas afirmaciones y lo abandonaron (Jn.6,60) y muchos tienen problemas con esto hoy. Los entiendo, yo mismo pasé por esa experiencia.

Los primeros cristianos "se reunían asiduamente a la fracción del pan y a las oraciones" (Hech.2,42). Ellos "se reunían para partir el pan" (Hech.20,7). Según estos testimonios, partir el pan era la finalidad del encuentro, central para sus conversaciones y para la unidad. El "Pan de Vida" (Jn.6,23) era central en la asamblea cristiana dominical.

". . . El que come (en griego "trogon")..." Es un verbo que se repite a lo largo de todo el pasaje Jn.6,48-58

En griego la palabra usada corrientemente para "comer" es "Phagon" sin embargo el pasaje utiliza "Trogon" que literarlmente no significa "comer" sino "masticar o morder". No es solamente una metafora. El tiempo verbal que se usa en el original griego de "trogon" es un presente continuo; implica el consumir continuamente el Cuerpo y la Sangre de Cristo. La muerte se introdujo en la humanidad justamente por "comer una fruta prohibida" y la nueva vida es restaurada por "comer el pan de vida, que es Cristo en la carne" (1)

"Comer" (phagon) podía utilizarse en sentido simbólico como "perseguir" (me comen = me persiguen) pero este no es el caso de "trogon". "Trogon" no tiene una acepción simbólica por eso queda claro que "comer" aquí se trata de comer.(4)

¿Qué comieron en la Última Cena si Jesús estaba todavía vivo?

Recibí un e-mail diciendo:

Si recibimos el cuerpo de Jesús glorificado en la Eucaristía ¿Qué recibieron los apóstoles en la última cena si el cuerpo de Cristo no había sido aún glorificado?

Mi respuesta para él fue una pregunta: ¿Quién era la "roca" del desierto? (Ex.17,6. 1Cor. 10,4). ¿Quién era "La Palabra" al principio de los tiempos? (Jn.1,2-3) Jesús no había nacido todavía y sin embargo las Escrituras dejan claro que se trataba de Él.

John Pacheco y Art Sippo dicen:

No hay un "aún" con Jesús porque Él no está sujeto al tiempo. Sería una herejía tanto para protestantes como para católicos. De modo que la respuesta es que es la MISMA Eucaristía que uno recibe hoy. La Eucaristía trasciende el espacio y el tiempo. En ella recibimos a Cristo entero, en su totalidad: cuerpo, sangre, alma y divinidad. El cuerpo glorificado de Cristo fue la revelación de su verdadera naturaleza como el Dios Encarnado que nosotros recibimos.

Pasajes simples de la Escritura sobre la Eucaristía

A los católicos nos suelen acusar de complicar las cosas cuando se trata de leer e interpretar las Escrituras. Echémosle una mirada sencilla a pasajes de la Escritura que con simplicidad y claridad hablan de Jesús.

  • Jesus dijo: "Sus padres en el desierto comieron el maná y murieron...pero este es el pan que desciende del cielo....Les aseguro que si no comen la carne del Hijo del Hombre y no beben de su Sangre, no tendrán Vida en ustedes"
  • Jesús nació en Belén que significa en hebreo: "Casa del Pan"
  • El pesebre donde fue recostado no es una cama para los animales sino donde se acumula su alimento para que se acerquen a comerlo. María puso a Jesús donde se pone el alimento.
  • En la Última Cena que era una cena de Pascua; Jesús dijo: "Tomen y coman, esto es mi Cuerpo. Después tomó la copa, dio gracias y se las entregó diciendo Beban todos de ella porque esta es mi Sangre"

¿ Jesús quizo que se lo entienda literalmente cuando dijo "Yo Soy el Pan de Vida"?

Algunos evangélicos creen que Jesús dijo su frase: "Yo soy el pan de vida" con la intención de que fuera entendida simbólicamente. Los católicos creen que Jesús ha afirmado con claridad el sentido literal: "Les aseguro que si no comen (trogon) la carne del Hijo del Hombre y no beben de su sangre, no tendrán vida en ustedes" (Jn. 6,53) Muchos de sus seguidores lo abandonaron diciendo ¿Quien querrá escucharlo? y Cristo los dejó ir. No les dijo: "Eyh chicos están equivocados, vuelvan, lo que les dije es sólo una metáfora, un símbolo, no es realmente comer mi carne" (2) Aquí tienes una discusión más profunda sobre por qué los católicos creen que los discípulos entendieron perfectamente "Yo soy el pan" como el cuerpo de Cristo antes de abandonarlo

Algunos evangélicos creen que el pasaje "El Espíritu da la vida, la carne de nada sirve" (Jn. 6,63) que sigue en el discurso justifica entender la enseñanza del pan de vida como una metáfora. Los católicos creen que Jesús estaba explicando sus discípulos que su fe (la humana) estaba limitada por la carne de modo que no podrían comprender en su plenitud la verdad espiritual que Él estaba proclamando. Debemos recordar que esta frase es la respuesta a "¡Esto es duro!¿Quién querrá escucharlo?"

Los católicos tienen claro que la Eucaristía no es una especie de experiencia espiritual difusa ni una efusión del Espíritu Santo como las que se viven en un encuentro de oración sino que es la recepción del único cuerpo glorificado que Cristo posee desde su ascención. Y que compartimos en este cuerpo en la comunión y así nos hacemos su cuerpo místico, la Iglesia.

Los católicos creemos que este es el Gran Misterio de la fe cristiana. Pero tambien creemos que Jesús lo preparó muy bien para develarlo un poco antes de largar la bomba que fue para sus discípulos el discurso del Pan de Vida conservado en Juan 6. En Jn 6,3 comienza con la multiplicación de los panes y a partir de eso Jesús habla del maná en el desierto (Jn. 6,49). Ambos prefiguran su proclamación más poderosa e impresionante: "Yo soy el Pan de Vida" preparando a la gente a recibir la enseñanza más difícil de entender y aceptar que hasta entonces nunca habían recibido. Él sabía que muchos lo abandonarían a partir de aquí de modo que después de prepararlos con las prefiguraciones y explicárselas cuatro veces se expresa plenamente en Jn. 6,53-58 y a los que no aceptaron los deja ir en Jn. 6,66. Él no los busca para que vuelvan diciéndoles que fue un simbolismo porque habían entendido su mensaje correctamente y no podían aceptarlo. Gracias Dios por los apóstoles y los que permanecieron con Él.

La creencia de que la Eucaristía deviene en el cuerpo glorificado de Cristo no es para los católicos "consubstanciación" sino "Transubstanciación". Los católicos creen que en el milagro de la Eucaristía la hostia sabe, huele y tiene forma de hostia pero durante la misa la "sustancia" de la hostia consgrada deviene concreta y efectivamente en el cuerpo glorificado de Cristo que solo puede ser visto y comprendido con los ojos de la fe. Algunos podrán decir: ¿Cómo es esto posible? Sin embargo, mi pregunta sería: ¿Puede Jesús hacer algo si lo desea? La respuesta católica es "sí". Ellos creen que Jesús así lo ha querido porque lo dijo y nunca falta a sus promesas..

Los católicos ven el paralelo entre: el acto de desobediencia en el Edén que fue "comer del árbol del conocimiento del bien y del mal". (Gen.2,17) (que introdujo la muerte en el mundo) y el acto de "obediencia" en el seguimiento de Jesús que introduce la vida en el mundo al seguir su mandato de: "quienquiera que me coma vivirá por mí). Para los católicos Jesús en la comunión es la nueva vida.

La Eucaristía se fundamenta en la Escritura: En la mesa, Jesús toma...bendice...parte...y da el pan. También tomó una copa de vino luego de dar gracias a Dios, y se la dio a sus discípulos diciendo: "Esta es mi Sangre... de la [nueva] alianza" (Mt. 26,26-29; Mc. 14,22-25; Lc. 22,15-20 ). Esta son la mismas fórmula que Jesús utiliza durante la primera celebración eucarística después de resucitar cuando se sienta a la mesa con los dos discípulos en el camino de Emaús (Ver: Lc.24,13-35) Cuando los corintios comienzan a deformar esta "fórmula" Eucarística Pablo los corrije (Ver: 1 Cor 11,23-29)

Scott Hahn dice:

Teniendo en cuenta que Pablo no estuvo en la Última Cena, él les está enseñando lo que aprendió en las comunidadas fundadas por los apóstoles quienes a su vez recibieron esta enseñanza directamente del Señor: "Lo que recibí del Señor es lo que les estoy dando" Las palabras griegas que usa Pablo (traducidas aquí como "recibí" y "dando") son términos técnicos, propios de los rabinos de su tiempo utilizados para describir, enseñar y conservar la tradicióm sagrada. Pablo usa estas mismas palabras cuando habla de la muerte y resurrección de Cristo. (Ver: 1 Cor. 15,2-3). Estas dos tradiciones sagradas (la verdad sobre la pasión, muerte y resurrección de Cristo y la verdad sobre la Eucaristía, el memorial de su muerte) fueron recibidas del Señor y transmitidas por los Apóstoles. Estas tradiciones son inseparables y cruciales en el mensaje de salvación que los apóstoles predicaban.

Pablo dice que "somos salvados" [en griego es un presente continuo algo así como: "estamos siendo" o "fuimos, somos y seremos"] mediante la Muerte y Resurrección de Cristo. En la Eucaristía este evento salvífico es "re-memorado" [traído al presente por la memoria] de modo que nos comunica la salvación. Dice Pablo: "siempre que coman este pan y beban esta copa, proclamarán la muerte del Señor hasta que Él vuelva" (1 Cor. 11,26).

En el evangelio de Juan leemos: "Yo soy el Pan de Vida" (ver Jn 6,34. 51) En otro discurso, pronunciado en la Última Cena, Jesús dice dos veces: "Yo soy la Viña" [de la que finalmente sale el vino] (ver Jn. 15,1.5)

Tomado de: http://www.salvationhistory.com/online/beginner/course2_lesson1a.cfm (si lees inglés puedes ver más en ese sitio que pertenece a Scott Hahn)

¿Es canibalismo la Eucaristía?

Otros sienten que la idea de "comer" a Jesús es canibalismo. Cuando los católicos dicen que el pan deviene en Cuerpo de Cristo hablan del cuerpo glorificado de Cristo. Casi inmediatamente despues de decir: "el que me come vivirá por mí" (Jn. 6,57) Jesús dice ¿Qué pasará cuando vean al Hijo del Hombre subir a donde estaba antes? (Jn. 6,62) Los católicos entienden que Él explica que su cuerpo [mortal en ese momento] será transformado en un cuerpo glorificado (como el que se describe en 1 Cor. 15,40). Su cuerpo fue glorificado antes de la ascención. Este pasaje de Juan delinea y anticipa la ascención. Y es así como Jesús pone en claro y hace distinción entre su cuerpo mortal (concepto canibalístico) y su cuerpo glorificado (concepto eucarístico). El cuerpo glorificado de Cristo fue la revelación de su naturaleza de Dios Encarnado y esto es lo que recibimos.

Como en todo sacramento es la gracia la que opera cuando nosotros recibimos la Eucaristía. A través del gesto visible de comer el Pan Consagrado lo que estamos haciendo es ni más ni menos que abrirle las puertas de nuestro propio corazón a Jesús para que El infunda esa vida glorificada en nosotros eso es "comunión". Es la forma más íntima de unión con Jesús; al recibir y asimilar su Carne, su Cuerpo Glorificado, Él nos está compartiendo su gloria por eso nos da Vida y decimos que la Eucaristía es el alimento espiritual que necesitamos para caminar hacia su encuentro definitivo cuando se terminen nuestros días aquí en la Tierra. No me encuentro con Él "desde afuera", espiritualmente sino que "desde adentro", concretamente; Él se hace parte mía para que yo pueda compartir desde ya su Gloria, reciba su Vida y me haga parte suya, canal de su Vida para los demás.

Jesús es el Cordero de Dios

En el Nuevo Testamento Jesús es llamado "Cordero de Dios" 34 veces (por ejemplo en Jn. 1,36). Es así como las Escrituras conectan la Última Cena con la Pascua Judía (Mc. 14,11). En la primer Pascua (Ex. 12,1-42) el Cordero de Dios debía ser comido. En la Última Cena [una cena de Pascua] Jesús dice: "tomen y coman este es mi cuerpo" [refiriéndose al pan] Los católicos no consideran esto pura coincidenciaI

¿Es la Eucaristía volver a sacrificar a Jesús?

No, en absoluto. Él murió por nuestros pecados una sola vez y para siempre. En términos católicos entendemos la Eucaristía como: "expresión sacramental del misterio Pascual" (esto es: signo eficaz que re-memora -recuerda, trae a la memoria- el misterio de la muerte y resurrección de Cristo ocurrido en aquella pascua)

La Escritura dice: "Porque Cristo nuestra Pascua, ha sido inmolado. Celebremos, entonces, nuestra Pascua" (1Cor.5,7c-8) Esto se relaciona con el Éxodo (Ex, 12,1-42). La comida pascual [el cordero inmolado y comido por la familia] era la salvación ante el paso del ángel exterminador que venía a dar muerte a todos los primogénitos de Egipto. En la cena pascual tradicional, los judíos comían al cordero del sacrificio en memoria de aquella primera pascua que significó la liberación de Israel de la esclavitud de Egipto y su nacimiento como "Pueblo de Dios". Sólo podían participar de esta cena sacrificial los que por la circuncisión habían entrado en la Alianza. Jesús al partir el Pan y decir que es su Carne dice también: "hagan esto en memoria mía" [partir y compartir el Pan y el Vino que son su Carne y su Sangre]. Para Pablo y los católicos esta fiesta debe continuar, ahora con un nuevo significado: Jesús ha derramado su sangre y cubiertos por ella somos liberados de la esclavitud del pecado y de la muerte; los que hemos aceptado el don de esa Sangre de derramada en la Cruz y tratamos de vivir día a día acorde con esta fe estamos liberados de la esclavitud del pecado y protegidos de la muerte de la condenación eterna como los judíos fueron protegidos de la muerte de los primogénitos por el angel exterminador. Al compartir esa comunión en Cristo, el Cordero de Dios, estamos haciéndonos también parte del Nuevo Pueblo Elegido de Dios, participando en la Nueva Alianza sellada en la Cruz de la que también habla Cristo en la Última Cena y a la que entramos el día de nuestro bautismo. La Eucaristía es la "memoria" del gran sacrificio liberador de Cristo en la Cruz, la verdadera Pascua; no es "volver a sacrificar" a Cristo.

Cuando los evangélicos dicen: "Soy lavado en la sangre de Jesús" (una expresión que me encanta) ¿Están acaso volviendo a sacrificar a Jesús tal como murió hace 2000 años? No sino que están experimentado los frutos perpetuos del único sacrificio por nuestros pecados. En ese sentido la Eucaristía es similar.

La "Fracción del Pan" se celebraba cada vez que los apóstoles se reunían. Era evidentemente muy sagrado e iba más allá del simple compartir entre amigos. (hech. 2,42. 1 Cor.11,20-21) "No discernir" el Cuerpo y la Sangre es para Pablo causa de condenación (1 Cor. 11,27-32). Jesús dice: "Esto es mi cuerpo" (Mt. 26, 26-28; Mc. 14,22-24; Lc. 22,19-20; 1 Cor.11,24). El original griego para la palabra "cuerpo" en estas citas es: "Esti". Existen docenas de palabras griegas que tienen varias acepciones y cuyo significado puede interpretarse como simbólico. Sin embargo este no es el caso de "esti" aquí es específicamente "cuerpo" no hay lugar a ninguna duda.

¿Porqué cuando el pan y el vino devienen en el Cuerpo y la Sangre de Cristo siguen viéndose a nuestros sentidos como pan y vino?

Ok, vamos a ponernos un poco intelectuales aquí. Te doy una explicación teológica de lo que los católicos creen que pasa en este milagro de la "transubstanciación". No se puede entender esto sin dos conceptos que vienen de la filosofía y de la teología: "accidente" [lo que se ve de algo desde afuera, que se percibe con los sentidos] y "substancia" [lo que ese algo es desde adentro y que no necesariamente se ve].

En el lenguaje teológico de la Iglesia, en el acto de consagración en la Misa es la "substancia" del pan y del vino lo que es cambiado por el poder del Espíritu Santo en "substancia" del Cuerpo y la Sangre de Jesucristo. . sin necesidad de que los "accidentes" o apariencia externa de pan y vino cambien. Por eso se llama: "Transubstanciación". "Substancia" y "Accidente" son usados aquí como términos filosóficos, que han sido adoptados por los grandes teólogos medievales (como Sto. Tomás de Aquino) en sus esfuerzos por entender y explicar la fe. Estos términos se usan para expresar que lo que se ve en apariencia como pan y vino en cualquiera de sus "accidentes" o atributos físicos en verdad son el Cuerpo y Sangre de Cristo luego de la consagración en substancia o sea en su más profunda e íntima realidad, la que no se palpa con los sentidos. Este cambio a nivel de "substancia" es lo que se llama "transubstanciación". De acuerdo a la fe católica podemos hablar de la "Presencia Real de Cristo en la Eucaristía" cuando ocurre esta "transubstanciación". (C.I.C. N° 1376). La presencia de Cristo en la Eucaristía es única tal que el pan y vino consagrados son verdaderamente en substancia el Cuerpo y la Sangre de Cristo, aunque si mostrar los accidentes o características del cuerpo humano sino mostrando los accidentes o características del pan y el vino.

La Iglesia Primitiva celebraba la Eucaristía, NO es una invención medieval

Hay numerosas cartas de los primeros cristianos que reconocen y documentan la creencia en la presencia real de Jesús en la Eucaristía. En 2000 años de historia nunca se han descubierto cartas procedentes del cristianismo primitivo que indique que ellos pensaran que la Eucaristía es simplemente un símbolo.

Vayamos al año 110 D.C, el tiempo de Ignacio, obispo de Antioquía donde los seguidores de Jesús fueron llamados "cristianos" por primera vez (Hech.11,26). Ignacio recibió la predicación del Evangelio por el apóstol Juan en persona. Juan es quien habla de la Eucaristía como presencia real de Jesús poniendo por escrito las palabras de Jesús en el discurso del Pan de Vida (Jn. 6,48-58). Ignacio escribió cartas dirigiéndose a las comunidades perseguidas por el imperio romano que eran víctimas del martirio. Las cartas de Ignacio eran muy valoradas por la Iglesia primitiva. Él dice algunas cosas como estas:

"Ellos [los herejes] incluso se ausentan de la Eucaristía y de las oraciones públicas porque no admiten que la Eucaristía es la carne de nuestro salvador Jesucristo" (3)

A la Iglesia de Filadelfia le dice: "Tenga cuidado, entonces, de compartir una Eucaristía porque una es la Carne de Nuestro Señor Jesucristo y una la copa para unirnos a su Sangre y uno el altar así como uno es el obispo asistido por los presbíteros y diáconos, mis compañeros servidores. Entonces ustedes conformarán en todo con sus acciones a la voluntad de Dios. (Carta de Ignacio a los filadelfienses 4).

A la Iglesia de Éfeso les dice que ellos deben "obedecer al obispo y el clero con una sola mente y compartir el único pan partido en común, la medicina de la inmortalidad y el soberano remedio por el cual escapamos de la muerte y vivimos eternamente en Jesucristo. (Carta de Ignacio a los Efesios 20,3)

Los primeros cristianos enseñaban que "vivimos eternamente en Jesucristo" en la Eucaristía (Carta de Ignacio a los Esmirnenses 8,1-2)

Ningún escrito de la Iglesia primitiva [desde Pentecostés hasta el siglo IV]

ve a la Cena del Señor [la "Eucaristía" / "Misa"] como un mero símbolo

La Eucaristía/Misa de los Primeros Cristianos:

Hay muchos que dicen que la Misa fue tergiversada por el catolicismo con el correr de los siglos y que originalmente las misas eran algo más parecido a una asamblea de oración espontanea que a lo que es hoy en día y fundamentandose en eso tratan de restarle valor y pegarle duro al catolicismo diciendo que está cargado de ritualismo vacío y que originalmente no era así. Te presentamos aquí una traducción al español de un texto de San Justino Martir llamado "Primer Apología" escrito en el año 151 DC describiendo una Eucaristía de aquel tiempo comparada con una misa de hoy día.

151 DC (Siglo II)   Siglo XXI
"Y en el día llamado "Del Sol" todos los que viven en las ciudades o el campo, se reúnen en asamblea en un solo lugar.

Las memorias de los apóstoles y los escritos de los profetas son leídos tanto como el tiempo lo permita. Cuando el lector termina, el presidente enseña e isntruye verbalmente y exhorta a la imitación de estas cosas buenas.

Entonces todos se paran y oran y, como les dije antes, cuando nuestra oración termina pan, vino y agua son presentados,

y el presidente con sus palabras los ofrece con oraciones y acciones de gracias Y la gente asiente diciendo "Amén"

Y se los distribuye a cada uno, participando a aquellos por quienes se ha dado gracias y enviando con los diáconos una porción a los que estuvieran ausentes.

Y quienes lo desean y pueden dan lo que consideran justo. Esto es colectado y depositado frente al predisente que con esto socorre a los huérfanos, las viudas y los que por enfermedad, esclavitud, migración u otra causa están en necesidad.

Se reunían en Domingo, y, como nosotros en un lugar especial que de hecho no es una casa de familia porque no podría albergar a tanta gente.

Se leían las Memorias de los Apostoles (estas mismas son las que hoy llamamos por separado: Cartas de Pablo, Santiago, Judas, Pedro, Juan y los Evangelios) y el Antiguo Testamento, tal como hoy lo hacemos. Luego el presidente de la celebración (sacerdote) da la instrucción sobre las lecturas (homilía)

Esto no es ni más ni menos que la Oración Universal o Plegaria de los Fieles que hacemos también nosotros. E inmediatamente después hacían la presentación de ofrendas de pan, vino y agua, igual que nosotros

Esto es exactamente lo que hace el sacerdote en la Plegaria Eucarística Esto que contesta la asamblea es el "Amén" del famoso "Por Cristo, con El y en El"

La distribución es la comunión; la participación es el orar por los difuntos, por las intenciones personales de los presentes y a aquellas intenciones particulares por las que se ofrece la misa. Los ausentes son los enfermos a quienes se envía hoy también la comunión con un diácono o ministro extraordinario de la Comunión.

Esto no es ni más ni menos que la colecta.

La Caída y la Redención

La siguiente tabla muestra una comparación entre la caída y la redención que te ayudarán a comprender mejor porqué creemos que la Eucaristía es el Cuerpo de Cristo y lo comemos.

 

La Caída

La Redención

En el principio Dios formó a la mujer de la costilla del hombre y se la presentó. Dios bendijo la unión entre el hombre y la mujer diciéndoles: "sean fecundos y multiplíquense" (Gen. 2:22. Gen.1,28) Pero cuando se cumplió el tiempo establecido, Dios envió a su Hijo nacido de mujer y sujeto a la Ley para redimir a los que estaban sometidos a la Ley hacernos hijos adoptivos (Gal. 4,4-5)
La serpiente dijo a la mujer: ¿Así que Dios les dijo que no comieran de ningún árbol del jardín?"... (Gen.3:1) María dijo a los sirvientes: "Hagan todo lo que Él les diga" (Jn. 2:5)
"Y les dio esta orden: "Puedes comer todos los árboles que hay en el jardín exceptuando únicamente el árbol del conocimiento del bien y del mal. De el no deberás comer porque el día que lo hagas quedarás sujeto a la muerte" . (Gen. 2:16-17) "El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna y yo lo resucitaré en el último día" (Jn 6:54)
"La serpiente dijo a la mujer: No no morirán. Dios sabe muy bien que cuando ustedes coman de ese arbol se les abrirán los ojos y serán como dioses, conocedores del bien y del mal" (Gen.3,4) "...tomó el pan, y pronunció la bendición; luego lo partió y se lo dio. Entonces los ojos de los discípulos se abrieron y lo reconocieron, pero Él había desaparecido de su vista" (Lc. 24:30-31)
"Cuando la mujer vio que el arbol era apetitoso para comer, agradable a la vista y deseable para adquirir discernimiento, tomó de su fruto y comió...(Gen. 3:6) "Los judíos murmuraban de él porque decía: "Yo soy el pan bajado del cielo" Y decían: "¿Acaso este no es Jesús el hijo de José? Nosotros conocemos a su padre y a su madre. ¿Cómo puede decir ahora "Yo he bajado del cielo"? (Jn 6:41-42)
"¿Acaso has comido del árbol que yo te prohibí?(Gen. 3:11) "Les aseguro que si no comen la carne del Hijo del Hombre y no beben su sangre no tendrán vida en ustedes" (Jn 6:53)
El hombre respondió: "La mujer que pusiste a mi lado me dio el fruto y yo comí de él" (Gen. 3:12) "Tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre" (Lc. 1:42)
Dios dijo a la mujer: ¿Cómo hiciste semejante cosa? La mujer respondió: "La serpiente me sedujo y comí" (Gen. 3:13) "María dijo entonces: Yo soy la servidora del Señor, que se cumpla en mí lo que has dicho"... (Lc. 1:38)
El hombre dio a su mujer el nombre de Eva por ser ella la madre de todos los vivientes. (Gen. 3:20) Al ver a su madre y cerca de ella al discípulo que él amaba, Jesús le dijo: "Mujer aquí tienes a tu hijo". Luego dijo al discípulo: "Aquí tienes a tu madre". (Jn 19:26-27)
Después el Señor Dios dijo: "El hombre ha llegado a ser como uno de nosotros en el conocimiento del bien y del mal. No vaya ser que ahora extienda su mano, tome también del árbol de la vida, coma y viva para siempre" Entonces expulsó al hobmre del jardín de Edén para que trabajara la tierra de la que había sido sacado" (Gen. 3:22-23) Yo soy el Pan vivo bajado del Cielo. El que coma de este pan vivirá eternamente y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo". (Jn 6:51)

Esta tabla fue desarrollada por mi amigo John Pacheco. http://www.catholic-legate.com/

Referencias:

(1) "Rome Sweet Home" by Scott & Kimberly Hahn
(2) "The Usual Suspects" pg 171 by Karl Keating
(3) Pg. 196 "Surprised by Truth" by Patrick Madrid
(4) P. Daniel Gagnon en su serie televisiva "La misa explicada" (año 2001)